19 abril, 2024 10:44 pm
Arriba

CODHEY: 85 CÁRCELES MUNICIPALES DE YUCATÁN, NO TIENEN CELDAS PARA MUJERES

A.R.
MÉRIDA, 24/02/2022, –Miguel Óscar Sabido Santana, presidente de la Comisión estatal de Derechos Humanos en Yucatán (CODHEY) en un informe presentado antes los 25 diputados del Congreso yucateco, evidencio las carencias y anomalías en las cárceles municipales.
Entre estas, 85 no tienen celdas exclusivas para mujeres, por lo que sé —presta— a que hombres y mujeres estén en una misma.
En visitas realizadas en los 106 municipios de la entidad, así como a la cárcel pública de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, observando que 85 no tienen área para mujeres y 95 carecen de espacios especiales para adolescentes.
Sabido Santana, explicó que del 60% de las celdas tienen mala ventilación e iluminación; en 102 hacen falta lavamanos en el interior; aproximadamente 75 no tienen tazas sanitarias y están en malas condiciones de higiene. Además, que no pueden acreditar que proporcionen alimentos a las personas arrestadas.


“En 60 cárceles no hay Juez Calificador o Juez de Paz que imponga las sanciones administrativas correspondientes; mientras que en 68 no se acreditó que se informara a las personas el motivo de su arresto, aunado a que carecen de reglamentos internos y manuales de procedimientos 101 cárceles y 87 tampoco tienen ando de Policía y Gobierno. En entrevistas, el personal de 67 de las cárceles señaló que el número y capacidad de las celdas es insuficiente”, dijo el ombudsman.
Detalló que las peores cárceles municipales en infraestructura de acuerdo con las supervisiones están en los municipios de Chankom, Chapab, Cuzamá, Dzan, Dzitás, Halachó, Homún, Izamal, Kopomá, Maní, Mayapán, Santa Elena, Tahdziú, Teabo, Tecoh, Tekit, Tepakán y Ticul.
Sin embargo, también en los centros de reinserción social, se tienen también problemas de infraestructura, mantenimiento y equipamiento en los dormitorios, servicios sanitarios, patios, áreas comunes y área de gobierno, que resultan necesarios para que las personas privadas de su libertad tengan una estancia digna.
“Hacen falta programas para incentivar a los internos a que desarrollen una actividad laboral remunerada y capacitación para la misma; así como programas de formación suficientes para el personal directivo, técnico, jurídico, de seguridad y de custodia, sobre todo en materia de derechos humanos”, dijo Sabido Santana.
Detalló que no se tienen protocolos escritos por la pandemia del covid-19, ni un control de los internos con problemas de adicciones para llevar un diagnóstico y evaluar su condición.

FOTOS: ALEJANDRO RUVALCABA.

Facebook
Twitter
LinkedIn